Artículos

Técnicas de estudio 

Si estás reiniciando tus estudios después de algún tiempo  o si estudiar a distancia es nuevo para ti, esta sección contiene sugerencias y consejos útiles sobre cómo leer, tomar notas y asimilar el material que estarás revisando.

 

LECTURA DE COMPRENSIÓN

Un aspecto que no debes perder de vista es que el proceso de lectura debe ser activo y no pasivo.  ¿Qué significa esto?  Significa que no es suficiente con aprender y repetir la información.  El propósito es que tú seas capaz de evaluar el material, discutir las relaciones entre las teorías y considerar cómo una teoría -o teorías- puede ser aplicada a la práctica.  En otras palabras, se espera que en lugar de aceptar todo lo que lees, aprendas a comparar y cuestionar la información.

Al leer debes ser analítico.  Por ejemplo, puedes plantearte cómo diferentes teorías y áreas de investigación se relacionan entre ellas, cuáles son sus fortalezas y debilidades y cómo se aplican en la práctica en tu ámbito de trabajo, o cómo las podrías incorporar en un futuro.  Al hacerlo puedes incluso evaluar sus ventajas y desventajas. 

Es común pensar que lo que está impreso es veraz, pero este no es siempre el caso.  Entre más fuentes revises, más obvio será que no todos los investigadores y autores tienen razón.  De hecho encontrarás que en ocasiones se contradicen unos a otros.  También es frecuente asumir que como alumno, no estás en posición para cuestionar y comentar sobre las fallas de las teorías que estudias.  Esto no es así.  Es importante que tú experiencia de aprendizaje desarrolles la habilidad para analizar y hacer crítica constructiva y documentada, fundamentada con evidencia empírica (evidencia que resulta de la investigación) o de aspectos que resulten de tu lectura.  En los foros de discusión, esperamos un DEBATE INFORMADO no solo OPINIÓN.  Verás que en la medida que avanzas en el programa, podrás con más facilidad distinguir entre un argumento fuerte y uno débil.

 

LECTURA EFECTIVA

Si al estar leyendo, te percatas de que no estás comprendiendo las ideas y argumentos plasmados en el texto o si has leído la misma página una y otra vez sin recordar absolutamente nada de lo que leíste, deja la lectura a un lado por un momento. Probablemente necesites un descanso para aislarte, ve a caminar un poco, toma un bocadillo, habla por teléfono con un amigo y vuelve a intentar tu lectura después. Seguramente podrás seguir la lectura fácilmente, tras aislarte un poco de ella.

 

TOMANDO NOTAS

No hay manera de reemplazar las notas que uno toma sobre conceptos, técnicas, situaciones, argumentos y referencias. Al estar tomando notas, la actividad de seleccionar el material que uno piensa que es el más importante, interesante y relevante, ponerlo en palabras  propias y hacer  una nota para encontrarlo fácilmente después, es una forma de adquirir y desarrollar el conocimiento del tema tratado. Lo que estás haciendo, al tomar nota, es comprender y asimilar nueva información y nuevas ideas, a partir de tu propio conocimiento y de tus ideas. El proceso de toma de notas es tan importante como el producto final. Entre más te involucres y te comprometas activamente con lo que lees y escribes, recordarás y comprenderás mejor.

 

                 Puntos a tomar en cuenta al tomar notas:

Asegúrate de anotar la referencia del texto o artículo al comienzo de tus notas para que puedas referirte a ellos en tus discusiones, actividades o exámenes. Incluye números de página en tus anotaciones en argumentos importantes, por si acaso quieres volver a ellos. Si hay alguna cita interesante que probablemente querrás usar, no olvides incluir el número de página. Es bastante frustrante y toma mucho tiempo buscar citas o argumentos planteados en un texto leído hace tiempo  si no se registraron las referencias y los números de página en las anotaciones al estar leyendo.

Al tomar notas, usa tus propias palabras; copiar textualmente podría hacerte sentir que estás estudiando cuando en realidad es una ilusión basada en una actividad mecánica. Pierdes demasiado tiempo copiando textualmente y no estimulas tu pensamiento.

Sé selectivo al momento de elegir el material del cual harás anotaciones, a menos de que estés tratando temas complicados que requieran de una descripción más extensa. Si estás tomando demasiado tiempo al tomar notas, estás reescribiendo la información del texto, cuando en realidad el objetivo es anotar sólo lo más importante o sobresaliente, para mantenerlo breve.

Trata de organizar tus notas de manera que reflejen la estructura de los temas tratados en el texto, de los temas más importantes y las conexiones existentes entre ellos.  Tener una idea de la estructura general del material tratado en el texto te ayudará a memorizar y colocar nueva información de manera rápida y efectiva. Te puede ser útil leer alguna sección del texto, por primera vez,  sin tomar notas, para asimilar la estructura general del material.  En la segunda lectura  puedes tomar notas específicas relacionadas a la estructura general ya asimilada.

Subraya o resalta palabras clave o frases para que, al regresar a tus notas, puedas recordar fácilmente los temas principales del texto.

Para comprobar que tus notas son buenas notas, debes ser capaz de tomarlas unos tres o cuatro meses después de haberlas hecho y, después de leerlas o revisarlas, lograr escribir mínimo una página sobre el tema tratado en las notas.

  

ASIMILACIÓN DE NUEVO MATERIAL

Recuerda que aprender es un proceso repetitivo; al regresar a un tema que se estudió algún tiempo atrás, generalmente te percatas de que  ahora lo comprendes mejor y más profundamente, porque el conocimiento que has adquirido hasta ahora te da la capacidad de hacer un mayor uso de la información aprendida.  La aproximación a nueva información varía de persona a persona; algunos se aproximarán al tema de acuerdo a sus intereses, mientras que otros lo harán tal como lo organiza o plantea el texto que se está leyendo.

Al estar leyendo los diferentes módulos o apartados del tema, tal vez querrás darle solamente una ojeada a algunos de ellos antes de regresar a examinar detenidamente  ciertos temas o tópicos; esto con la intención de entenderlos mejor. Siempre recuerda que aquello que no entiendas en la primera lectura, seguramente lo entenderás  mucho mejor posteriormente. No es conveniente pasar demasiado tiempo intentando entender algún tema o tópico, ya que puede que lo único que eso ocasione sea frustración. Lo más conveniente es continuar con la lectura del texto, ya que, al regresar a aquel tema o tópico, seguramente te parecerá mucho más fácil de comprender.

Al terminar la lectura de una sección es recomendable hacer una pausa para asimilar la información, en lugar de seguir con la lectura. Si encuentras a alguien con quien discutir la sección leída, discútela, será tiempo muy bien invertido. No necesariamente tienes que discutir el tema con alguien de manera presencial, puedes colocar alguna pregunta u observación en los diferentes medios ofrecidos, foro o chat.

Si no pudiste discutir el tema o la sección con alguien, es indispensable darte un tiempo para asimilar la nueva información, analizar lo aprendido y tratar de relacionarlo con áreas de los módulos estudiados previamente. 

 

Bibliografía

University of London. Posgraduate study: Course Handbook. London: University of London International Programmes, 2011.